domingo, 27 de marzo de 2016

El matemático y el demonio

Si algo nos enseña las matemáticas es a no caer en las simplificaciones excesivas. La guerra pedagogía vs. antipedagogía nos puede llevar a creer que todo se reduce a la vulgata "educación de derechas" vs. "educación de izquierdas". Los valores del esfuerzo, la disciplina y el conocimiento "a la antigua" como propios de la derecha, y los valores de la educación universal, adaptada y adaptable, antielitista como propios de la izquierda. Yo simplemente me niego a dar a la derecha el patrimonio de los valores del esfuerzo y la disciplina. ¿Acaso la educación en la antigua Unión Soviética, o en la actual China, son relajadas? Hay que tener mucho cuidado, el demonio está en los detalles.

Hablando de Unión Soviética y del demonio... En youtube podemos encontrar la película soviética "Matematik I Chert" (El matemático y el demonio) de 1972


Una muy recomendable película que desgraciadamente sólo se encuentra subtitulada al inglés:


Las matemáticas como vehículo para canalizar  la arrogancia, la soberbia, la inmodestia (el demonio) que todos llevamos dentro. ¿Vas de chulo? ¡ponte a resolver un problema de matemáticas! ¿Lo has resuelto? ¡Busca uno más difícil!

Las matemáticas como canalizador de energías. Todo el tiempo y energía que dedicas a las matemáticas no las dedicarás a fastidiar a tus semejantes, a "arreglarles la vida", a tocar las narices al prójimo, a convertirte en un salvapatrias.

Porque si no... cuando el demonio gana, todos perdemos. En la web


Encontramos un estupendo recopilatorio de cuatro artículos de prensa aparecidos alrededor de la polémica  substitución en el 2008 del antiguo CAP (Certificado de Apdatación Pedagógica), un curso light que hasta ese momento era el único requisito que todo licenciado necesitaba para entrar como profesor en un instituto de secundaria, por el enorme, engreído, arrogante, pretencioso Master de formación del profesorado.

Hasta el 2008 la capacitación para ejercer de profesor preuniversitario estaba justificada por la posesión de una licenciatura universitaria. Pero semejante planteamiento era inaceptable para la casta de expertos en pedagogía y didáctica, ávidos de ocupar puestos de profesorado universitario (Pedagogía: Dícese de cómo ser profesor universitario y no volver a pisar un instituto... dando lecciones de cómo ser profesor de instituto). A partir del año 2008 todo estudiante universitario que quiera ejercer de profesor debe perder todo un año de estudios, ¡el último año, el más importante! en dicho Master, que para colmo lo paga de su bolsillo, todo un puro ejercicio de pleitesía ante la Santa Iglesia Pedagógica.

Ya en su momento la Junta de la Facultad de Filosofía de la Complutense denunció públicamente algo tan obvio y evidente como dramático: que la pedagogía no da para llenar un Master de todo un año. Que semejante Master no era más que el asalto e invasión de la Universidad por la horda de pedagogos, que la pedagogía no es más que una pseudociencia, que semejante Master no es más que un fraude a los estudiantes universitarios, obligados a cursarlo únicamente por ser requisito para ejercer de profesor.

Seis años después, dicho Master, que pretendía ser la clave de la renovación (y la revolución) pedagógica de nuestro país, se ha convertido en otro peso muerto, sin mayor objetivo que perpetuarse a sí mismo, sin la menor influencia, otra "capillita" más, otra estafa social más. Y esto no tiene nada que ver con ser de derechas o de izquierdas, esto es pura y dura corrupción y malversación de bienes públicos. ¿que pretenden ahora los pedagogos universitarios? Que los futuros profesores de instituto pasen una especie de MIR de tantísimos años de duración, todo a cargo de más y más "expertos pedagógicos", que acumularían y vampirizarían más y más recursos humanos y capitales... Todo para mantener una corte de pseudointelectuales que jamás han resuelto problema alguno.

En la web anterior, os recomiendo la lectura de los artículos La estafa del enseñar a enseñar (Andrés De la Oliva) y el último Algunos males del sistema educativo (Ricardo Moreno Castillo).

domingo, 20 de marzo de 2016

Ángulos y editorial Santillana

Un par de visitas al Google (aquí y aquí) me han confirmado mi terrible sospecha: La discusión que tuve ayer con la encargada de la ferreteria de Flix no es ninguna excepción. Todo el mundo (menos yo) mide mal los ángulos. Pero me da igual, no pienso claudicar. ¡No, no y mil veces no! Para mí esto siempre será un ángulo de 135º y no de 45º:
Y esto siempre será para mí un ángulo de 45º, y no de 135º:
Por mucho que el gremio mundial de ferreteros se haya confabulado en mi contra. En todo caso siempre será un bonito ejemplo para explicar el olvidado concepto de “ángulo externo”.

Bromas aparte, el concepto de ángulo, fundamental en geometría, da para mucho juego en los cursos iniciales de la ESO, y es fundamental para asentar bien las bases de la geometría. Siempre que no utilices el nuevo libro de matemáticas para 1r ESO de la editorial Santillana,  la principal empresa editora de libros de texto en España.

El nuevo libro de matemáticas para 1r de ESO de la Editorial Santillana le dedica un único tema al concepto de ángulo, el tema 9.

En este tema, apenas dedica media página a explicar los fundamentales conceptos de ángulos complementarios, suplementarios y opuestos por el vértice

Y le dedica toda una página al anticuado sistema de medida sexagesimal: Grados, minutos y segundos. Hasta aquí vale, de acuerdo, aceptemos pulpo por animal de compañía. Pero es que después le dedica toda una página entera a la mecánica de la suma de ángulos en sistema sexagesimal, y después toda una página a... (sí, lo has adivinado) la mecánica de la resta de ángulos en sistema sexagesimal


Obviamente, los problemas y ejercicios que ofrece al final de este tema son de lo más aburridos:

Todo esto es aprendizaje rancio y anticuado, parece sacado de uno de esos libros “Bruño” de hace cien años. ¿Son estos los ejercicios "aplicados a la vida real" de la matemática moderna?

Pero lo peor no es esto. Lo peor es la forma barroca y absurda de presentar los pocos ejercicios buenos de razonamiento y deducción de ángulos. Los libros de texto en papel sufren el agobiante problema de la falta de espacio. Y por lo tanto sus diseñadores sacrifican el aprendizaje de los alumnos por la economía del espacio. Y ofrecen ejercicios tan absurdos como este:

No se puede plantear más cosas en menos espacio, en menos centímetros cuadrados de papel. Lo que convierte un bonito ejercicio de ángulos para un alumno de doce años en un auténtico galimatías de espacios y cuadritos. Una auténtica basura.

O en este otro:

Otro ejemplo de lo que NO debe ser un ejercicio de geometría para un alumno de doce años.

Mientras tanto, Internet está rebosante de fichas en pdf con actividades sencillas, divertidas, gratuitas, imprimibles, para trabajar sin los agobios de espacio de los libros de texto tradicionales.

¿Porqué seguimos entonces haciendo comprar a nuestros alumnos los anticuados libros de texto de las editoriales? Porque el negocio de los libros de texto mantiene con vida una industria editorial.


Lo que personalmente más me indigna es que las autoridades educativas, los “expertos” en didáctica de las matemáticas que tanto abundan en Catalunya, viendo perfectamente este escándalo, miran para otro lado: Jamás, y digo jamás, han realizado la menor crítica o análisis de los penosos libros de texto que producen las editoriales. Mientras tranto no dudan en señalar las mil y una supuestas deficiencias del profesorado:


Esta ignominiosa cobardía de estos ”expertos” sólo puede deberse o bien a la peor de las incompetencias o bien a la peor de las corrupciones. No encuentro otra explicación, y eso es preocupante. ¿Con estos mimbres tejeremos la futura República Catalana?

La editorial Santillana forma parte del grupo empresarial Prisa, con serios problemas económicos. Sobre todo para mantener con vida el diario El País, el principal diario impreso de España, con miles de millones de euros de deuda (convertida actualmente en acciones). Hace unas semanas su director general presentaba una carta abierta para explicar la orientación futura de este periódico: “Seguiremos ofreciendo una edición impresa mientras podamos”, pero el futuro de la prensa está sin lugar a dudas en el formato digital. Y hay que afrontar con valentía y decisión pasar del papel a la Web.

¿Porqué el diario El País acepta este reto mientras que Santillana sigue anclada en ofrecer libros de texto en papel? Muy sencillo: Porque el diario se ofrece para su compra, y el usuario escoge libremente si paga 1.30 € o no. Libre mercado. Mientras que la distribución de libros de texto es cualquier cosa menos libre. Está totalmente fuera de la red de librerías, y los contínuos cambios legislativos desincentivan terriblemente al profesorado con la más mínima iniciativa para buscar alternativas gratuitas. El mercado de libros de texto es lo que se denomina un “mercado cautivo”. Y no hay que ser ningún postgraduate ESADE para saber que eso es lo peor para la innovación. ¿Porqué los libros de texto no se venden en las librerías? Porque nadie los compraría.

Además, el propio sistema educativo (con su terrible carga burocratizadora), que por un lado exhorta al profesorado a la innovación, es una losa para el profesorado con cualquier iniciativa alternativa al libro de texto tradicional.

Y para colmo, los expertos en didáctica nos bombardean dia y noche con las excelencias y maravillosas aplicaciones GeoGebra que simulan con absoluto realismo y perfección el comportamiento de un transporador de angulos en la pantalla del ordenador:
¿para qué tanta simulación si un transportador de ángulos de verdad, de plástico, vale céntimos de euro? ¿Acaso lo saben utilizar?

viernes, 18 de marzo de 2016

Biblioteca Prohibida

La sociedad gaseosa. Alberto Royo (2017)



La tarima vacía. Javier Orrico (2017)



Contra la nueva educación. Alberto Royo, (2016)



La conjura de los ignorantes. De cómo los pedagogos han destruido la enseñanza.
Ricardo Moreno Castillo (2016)




Qué pasó con la enseñanza. Elogio del profesor. Luisa Juanatey (2015)



La inutilidad de PISA para las escuelas. Julio Carabaña (2015)



The New Math, A Political History. Christopher J. Phillips (2015)



La Gran Estafa. El Secuestro Del Sentido Comun En La Educación. Alicia Delibes Liniers (2013)


En las escuelas. Una excursión a los colegios públicos del GBA. Gonzalo Santos (2003)



Reign of Error: The Hoax of the Privatization Movement and the Danger to America's Public Schools. Diane Ravitch (2013)


The Death and Life of the Great American School System: How Testing and Choice Are Undermining Education. Diane Ravitch (2010)





Panfleto antipedagogico. Ricardo moreno castillo (2006)



It's Your Time You're Wasting: A Teacher's Tales of Classroom Hell. Frank Chalk (2006)



La escuela no es una empresa: El ataque neoliberal a la enseñanza. Christian Laval (2004)



La scuola raccontata al mio cane. Mastrocola Paola (2004)



La secta pedagógica. Mercedes Ruiz Paz (2003)




domingo, 13 de marzo de 2016

Antipedagogía vs Antididáctica

Después de la lectura navideña del impresentable filósofo-empresario (o empresario-filósofo) Jose Antonio Marina y su igualmente impresentable Despertad al diplodocus, educación en una sola palabra: “LaeducaciónlaarregloyoendospatásechandoalaputacallealamitaddelprofesoradoycontratandodocentesporManpowervivaManpowervivaManpowervivaManpoweryvivalafortunaquetengoenunasicav”,

Tocaba ahora disfrutar del libro Contra la nueva educación de Alberto Royo, con prólogo de Antonio Muñoz Molina. Pero voy por la mitad y el libro me aburre. No creo que lo acabe. Dice cosas sensatas, reivindica la sensatez y el sentido común en la educación, y estoy de acuerdo con él al 101% en todo lo que dice, pero me aburre. Y es que la sensatez, la racionalidad, el sentido común no es excitante, ni emocionante, ni cautivador, no es una lectura que te ate a la butaca, te atrape...

¿No os ha pasado nunca el estar leyendo un libro y tener que cerrarlo porque lo que estabais leyendo estaba demasiado cerca de vuestras propias ideas?  Eso no pasa con el libro de Alberto Royo.

El terrible poder cautivador de la pedagogía hace que cualquier mamarrachada pedagógica aparezca en los medios de comunicación, mientras que las ideas de sensatez de la antipedagogía jamás tendrán semejante poder cautivador. Esto pasará siempre, la lucha de la antipedagogía es una guerra perdida. Jamás el político de turno, cada día más necesitado de titulares grandilocuentes y “revolucionarios”, dará el más mínimo protagonismo a la antipedagogía.

Esta terrible asimetría la intuí yo hace años cuando escribí en este mismo blog los principios de la Antididáctica.

En plena rabieta por la lectura de los criterios oficiales de evaluación de matemáticas de primero de ESO:

http://www.toomates.net/experimenta/a2013/nov/criteris_1r.pdf

(Un magnífico mojón del sendero de la pedagogía. Me pregunto qué porcentaje de profesores de Catalunya llegaron no ya a aplicar, simplemente a leer este mamotreto. Es más, me pregunto qué porcentaje de profesores le importará lo más mínimo qué porcentaje de profesores hayan podido leer este documento...)

Escribía yo el 14 de noviembre del 2013 en la entrada

http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2013/11/guru-wars.html

Principios de la antididáctica de las matemáticas.

Cuando me decidí a comenzar este blog realmente no tenía claro ni el porqué ni el para qué. Sólo tenía en la cabeza un concepto de mi invención: Antididáctica.
De hecho la antididáctica no sería realmente un concepto sino un anticoncepto, porque se define no por aquello que es, sino por aquello que no es: "no es didáctica". Y sobre todo no es didáctica de las matemáticas.

Después de muchos años como profesor de matemáticas lo único que puedo decir, lo único que tengo claro es que estoy hasta el moño de la didáctica, de las teorías educativas, de las ordenaciones curriculares, y sobre todo, de la casta de iluminados de la didáctica, salvapatrias de canapé de tortilla de patatas.
Así pues, los principios de la antididáctica de las matemáticas serían estos dos:

Punto 1: Lo único que vale es la experiencia, irreemplazable e irrepetible, entre una persona que quiere enseñar y una persona que quiere aprender, y el desarrollar y compartir recursos didácticos concretos que potencien esta experiencia.

Punto 2: Todo lo que no sea el punto 1 son puñetas y querer vivir del cuento.

De estos dos puntos se deducen dos corolarios fundamentales:

Corolario 1: La didáctica, y en particular y especialmente la didáctica de las matemáticas, en todo lo que no sea desarrollar ni compartir recursos didácticos concretos, son puñetas.

Corolario 2: La antididáctica, que no es ni desarrollar ni compartir recursos didácticos, son también puñetas.


En resumidas cuentas: La didáctica, la pedagogía, no es nada más que el cultivo de la mediocridad. Y alrededor de la mediocridad lo único que puede salir es más mediocridad. Naturalmente este blog mío sería el ejemplo más notorio de mediocridad.

No sé si me explico. Cuando un amigo te aconseja "aléjate de las drogas", eso es antipedagogía. Cuando tu madre te recomienda "no ir con ciertas companías", eso es antididáctica.

Al final, la antipedagogía, en su noble afán de denunciar los excesos de la pedagogía acaba siendo una opción pedagógica más. Luchando contra la casta, lo más fácil es que acabes tú también convertido en casta.

Sin embargo si nos salimos, si nos evadimos del mundo de la educación y si nos sumergimos en el infinito océano de la cultura podemos encontrar las mismas ideas pero liberadas del tufo a goma de borrar y viruta de lapicero:

El suplemento “Cultura” de La Vanguardia del 5 de marzo del 2016 nos ofrece el artículo “La cultura necesaria” del pintor Joan-Pere Viladecans.

En poco más de cien líneas el autor nos regala mil maravillosas ideas.

[...]Un hombre o una mujer sin preparación se convertirán en unas personas indefensas[...]

[...]El asunto no es fácil y la solución quién sabe dónde está, pero se trata de sentar unas bases elementales a la vez que sólidas. Algo parecido a habitar en un ambiente propicio a la creación, al uso y al disfrute de los bienes culturales. Pedagogía, educación de la sensibilidad[...]

Verdades como puños que te sacuden cargadas de energía, como las olas del mar en primavera, apenas te alejas del mundo mediocre y mediocretizador de la pedagogía y la didáctica.


Cincuenta años después, debajo de los adoquines sigue estando la playa.

Y hoy como ayer, como siempre, el diario no hablaba de ti, el diario no hablaba de mí, el diario no hablaba de ti ni de mi...




domingo, 6 de marzo de 2016

Antipedagogía, ¿Debate o denuncia?

En el diario el Mundo del 26/2/2016 encontramos el artículo

Debate entre los antipedagogos y los pedagogos: Guerra en la escuela: autoridad y conocimientos frente a creatividad y habilidades

Este artículo es terriblemente tendencioso. Ya el mismo título pretende un planteamiento entre “autoridad y conocimientos” y “creatividad y habilidades”, como si fueran valores opuestos, incompatibles. O una cosa o la otra. Semejante reduccionismo convierte a pegagogos y antipedagogos en puras caricaturas de sí mismos: Por un lado los viejos profesores “old school” de la “letra con sangre entra” y la lista de los reyes godos, y por el otro lado los jóvenes profesores modernos “happy flower” del “ya te suspenderá la vida”.

Incluso no cuesta ver la intencionalidad ideológica: Los valores de la autoridad y los conocimientos son "de derechas", los valores "creatividad y habilidades" de izquierdas.  Si ser de derechas es legislar en contra de la clase trabajadora y a favor de los ricos, la legislación educativa actual es marcadamente de derechas, pues destruye el principal ascensor social de las clases humildes: el sistema educativo como sistema meritocrático.

Hasta la imagen que acompaña el artículo es intencionadamente tendenciosa: Escoger entre un aula ordenada pero triste y marrón o un aula llena de colores pero desordenada y caótica. ¿Porqué están las sillas tiradas en un lado? ¿Porqué no hay lápices de colores en el otro?


Personalmente me quedo con la frase del Sr. Bernal: “Ellos [los antipedagogos] enseñan y nosotros [los pedagogos] intentamos que los alumnos aprendan”. Ah! ¿Acaso ellos (los otros) no pretenden que los alumnos aprendan? Vamos a ver. Yo no tengo nada en contra de que alguien pueda decir esta sandez o cualquier otra. Es más, todo el mundo puede crear su propio blog y escribir frases como esta, o cualquier otra cosa que le pase por la cabeza. Lo que me indigna es que lo diga un profesor de Ciencias de la Educación (de la universidad de Zaragoza o de cualquier otra), es decir, un experto educativo, de una universidad pública.

Y aquí está para mí la madre del cordero. En este país actualmente se están sentando el el banquillo de los acusados muchos individuos a los que se les exige explicaciones de cómo gestionaron la riqueza pública, los bienes comunes. Políticos y empresarios que derrocharon indecentemente riquezas públicas, sin justificar gastos, ahora se encuentran en el banquillo de los acusados. Unos alegan ignorancia genética, con antecedentes familiares de imbecilidad, otros alegan diversos grados ESADE de estupidez crónica... que aleguen lo que quieran, pero al menos los vemos sentados en el banquillo de los acusados.

Pues bien, de la misma forma, el conocimiento, el saber, la cultura, es un  bien público de todos los ciudadanos, y la Administración Pública tiene la responsabilidad de CONSERVAR esta riqueza, y tiene que ser denunciada si por el motivo que sea incumple este deber. Cuando en un momento histórico determinado sucede, como ahora,  que una generación es más inculta que la anterior, se está produciendo una pérdida de riqueza pública y la Administración debe corregir de inmediato semejante escándalo, o asumir su responsabilidad penal. La antididáctica es, desde mi punto de vista, nada más ni nada menos que el cumplir con el deber cívico de denunciar el hecho delictivo de la desculturalización. Denunciar a la Administración Pública, a los expertos educativos, las empresas privatizadoras del aprendizaje, los profesores, a quien sea, caiga quien caiga.

Este artículo del diario El Mundo plantea una situación de debate entre pedagogos y antipedagogos como dos puntos de vista opuestos de ver el aprendizaje, complementarios, simétricos, condenados a encontrarse en un punto medio. Un debate entre “pensamiento de izquierdas” y de “derechas” condenados a encontrarse en una “socialdemocracia”. Un planteamineto tramposo sin otro objetivo que esconder la vergüenza de la casta de expertos educativos que parasitan en los departamentos de Didáctica de las facultades universitarias. Hace unos días leía que la Universidad de Barcelona entre otras, ha cancelado los masters de homeopatía que se cursaban por considerarlos no científicos, ¿hasta cuando se mantendrán los departamentos de didáctica, tan poco científicos como la homeopatía?

Sea como sea, al menos hay debate, y siempre podemos tomar notas e ideas. Por ejemplo, en este artículo se hace referencia a tres interesantes libros de antipedagogía:

Un libro publicado hace ya unos años: La gran estafa: El secuestro del sentido común en la educación, de Alicia Delibes Liniers.

http://www.casadellibro.com/libro-la-gran-estafa-el-secuestro-del-sentido-comun-en-la-educacion-2--ed/9788415380009/1994876

Un libro publicado recientemente: Contra la nueva educación, de Alberto Royo

http://www.plataformaeditorial.com/ficha/285/0/5021/contra-la-nueva-educacion.html

Y un libro que aparecerá a mediados de este mes:

La conjura de los ignorantes. De cómo los pedagogos han destruido la enseñanza, de Ricardo Moreno Castillo.

http://www.pasosperdidos.org/catalogo/La%20conjura%20de%20los%20ignorantes.%20De%20c%C3%B3mo%20los%20pedagogos%20han%20destruido%20la%20ense%C3%B1anza.%20.html

Es interesante constatar que los tres libros están escritos por profesores de secundaria: dos de ellos (Ricardo Moreno y Alicia Delibes) son matemáticos, y el tercero está escrito por un músico.  También encontramos fervientes “antipedagógicos” entre los profesores de lengua. Es natural: el aprendizaje de un lenguaje exige al estudiante un esfuerzo importante para asimilar su código, “limpio, fijo y esplendoroso”  desde hace siglos. Nadie dijo que fuese, además, fácil. Las asignaturas "codificadas" son incompatibles con la papilla pedagógica, pues son incompatibles con la mediocridad.

Bonustrack #1: El talento para quien se lo trabaja.

Bonutrack #2: Siempre tengo deberes: Los padres de la escuela pública quieren trasladar al Congreso y al debate político su protesta contra las tareas escolares:"¿En qué ley pone que los profesores pueden sancionar a sus alumnos que no hacen deberes? ¿Dónde está escrito cómo se deben evaluar?”, pregunta Jesús Salido, presidente de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos (Ceapa)

Post Data: Son las siete de la tarde y estoy intentando poner las notas de trimestre en el SAGA. No hay manera:

El problema del SAGA (el sistema de introducción de notas de Ensenyament) persiste desde hace años. El navegador me dice que si el problema persiste que contacte con el administrador. ¡Bonita ironía!. Y aún tendré suerte si puedo introducir las notas de la ESO. Las de bachillerato se tienen que introducir en el instituto como hace veinte años.

Tal vez la clave de una buena Administración sea precisamente esta: En hacer bien el trabajo de gestión, mantener unas buenas estructuras a los profesionales que trabajamos en ella.... y dejarse de especulaciones y grandes "revoluciones".

19:48 (esto empieza a parecer "Sin notícias de Gurb") Sigo sin poder poner notas, sigue sin funcinar el SAGA. Me entretengo revisando el correo electrónico y encuentro este email de un compañero:

Obro la bústia i trobo el paperet que adjunto. Des de fa anys que rebo un o dos cops l'any el oferiment de serveis del Maestro Aziz.
Sempre els havia llençat a les escombraries, però avui, potser perquè el destí m'ha fet adonar que sóc "antipedagog", se m' ha encès la llumeta i he pensat que és l'eina essencial per als profes de mates: soluciona qualsevol problema i és de directa aplicació a la vida diària... és clar!!!
Si ho haguéssim sabut abans, hauríem tardat només de tres a set dies per a demostrar el teorema de Fermat.
No entenc com els pedagogs no ens hi han fet caure abans. Espero que aviat l'xtec ofereixi el pertinent curs de formació per al professorat de matemàtiques en l'ús del recurs "Maestro Aziz". Com a mínim els formadors n'obtindran un benefici indiscutible... mentre continuïn sent pro-pedagogistes.

Salut!

 Gracias compañero! ¡Bienvenido al mundo de la antipedagogía! Me pregunto si el método AZIZ serviría también para arreglar el SAGA.