domingo, 22 de enero de 2017

Os odio queridos estudiantes


Cincuenta años después, el poema de Pasolini "Il PCI ai Giovani" todavía es controvertido. En pleno 68 la policía impide brutalmente una invasión de la facultad de letras por parte de cientos de jóvenes del partido comunista italiano. Y Pasolini, el referente intelectual de la izquierda, llama “hijos de papá” ¡a los estudiantes!, y se declara simpatizante ¡de los policías!

Tienen caras de hijos de papá.
Buena raza no miente.
Tienen el mismo ojo ruin.
Son miedosos, ambiguos, desesperados
(¡muy bien!) pero también saben como ser
prepotentes, chantajistas y seguros:
prerrogativas pequeño-burguesas, amigos.
Cuando ayer en Valle Giulia pelearon
con los policías,
¡yo simpatizaba con los policías!
Porque los policías son hijos de pobres.
Vienen de las periferias, campesinas o urbanas.

Pier Paolo Pasolini. Il PCI ai Giovani (fragmento)

Sus ojos de poeta encontraron en los rostros de aquellos policías los rasgos obreros de los que han de sacrificar sus vidas, sus almas, a cambio de un sueldo. Exiliados de la miseria rural que llegan a la ciudad sin otro afán que el de buscarse un provenir para ellos y para sus familias. Con sus uniformes grises y sus porras de reglamento, no han leído nunca a Marx, ni estudian ruso en su tiempo libre. No viven el 68 como los estudiantes universitarios. Ellos sólo pretenden un sueldo digno. Asalariados de la represión: Si hay que dar hostias, se dan hostias. Como panes.

Y qué poco revolucionarios eran para Pasolini los rostros de aquellos jóvenes universitarios pretendiendo invadir la Facultad de Letras. Los hijos de la primera “clase media” de la historia, los primeros que pudieron recibir estudios universitarios, exigiendo el poder. Jugando a ser poderosos. Más que lucha de clases, Pasolini vio en ellos lucha de generaciones, hijos arrebatando el poder a sus padres. Mucho más Freud que Marx.


Leamos a Pasolini, a Marx, a Freud... Leamos tanto como que haga falta para poder comprender los fenómenos inauditos que acontecen en nuestro país.

Una manifestación en Barcelona. (Link). Una manifestación de policías exigiendo respecto a los antisistema. Funcionarios pidiendo, suplicando, no recibir tantas hostias por los jóvenes antisistema. Intentaré explicarlo (perdonad mi torpeza): La CUP, un joven partido revolucionario independentista de extrema izquierda con 8 escaños en el Parlament, exige a la policía catalana que no cumpla la ley. No todas las leyes, aclaro, sólo aquellas que impliquen la detención de miembros de la CUP. Por lo que parece, los jóvenes cupaires han llegado a la conclusión de que no puede haber revolución sin independencia, y no puede haber independencia si los policías catalanes cumplen la ley. Y como las leyes no se pueden cambiar mientras no seamos independientes y no seremos independientes mientras no seamos revolucionarios, pretenden salir de este círculo pidiendo al funcionario policía que sea revolucionario e incumpla la ley.

Una entrevista a un profesor. (Link) . En la radio. Os la recomiendo. El profesor Alberto Royo, funcionario docente, se ha convertido en el profesor más controvertido de España. Porque reivindica simplemente hacer su trabajo: Enseñar música. Es honesto, honrado y sincero, es decir, muy problemático. 

Alberto se niega a asumir el postulado fascista de la “nueva educación” de que “todo niño tiene talento”. Alberto lo niega. Es decir, reivindica que su trabajo es enseñar música incluso a aquel que no tiene talento. Y el entrevistador ataca, una y otra vez, poniendo en boca del profesor lo que éste en ningún momento dice: “Entonces, usted afirma que no todos los niños tienen talento”. No. El maestro evita la trampa una y otra vez, argumenta que su trabajo no es el de medir el grado de talento de los estudiantes, sino el de transmitir unos conocimientos, con pasión y con honradez, a todos. Y el entrevistador insiste e insiste hasta que consigue arrancar de la boca del profesor la frase maldita, que sí, que tal vez no todos los jóvenes tienen talento. Ya ha conseguido su gran titular: "El profesor afirma que no todos los niños tienen talento", ergo, él sólo enseña a aquellos que sí lo tienen. ¡Falso! El talento es el nuevo fascismo. No se puede argumentar, ni a favor ni en contra. Sólo puedes estar a favor o en contra. Posicionarte.

Funcionarios que son noticia porque se niegan a ser “revolucionarios” en revoluciones que caben en 140 caracteres, revoluciones de Twiter.

Donald Trump acaba se ser investido nuevo presidente de los Estados Unidos. Aparece día y noche en los medios de comunicación. Pero nadie habla de su política educativa. Trump pretende erradicar la concepción nacional de la educación (Common Core), pretende llevar la educación al ámbito local: Que cada ciudad, condado y pequeño pueblo eduque como quiera. Al fin y al cabo, siempre existirán las universidades privadas para educar a las élites económicas.

Es exactamente el mismo sistema educativo que “Xarxes per al canvi” pretende instaurar en Catalunya. Desmantelar todo el sistema educativo nacional y que en cada ciudad y pueblo, cada escuela y cada instituto enseñe como quiera y lo que quiera. Pero eso sí, todas las escuelas e institutos deben ser innovadores. Cuando es matemáticamente imposible que todas las escuelas sean innovadoras. Incluso cuando se da la paradoja lógica de que cuando todas las escuelas sean innovadoras, aquella escuela que no sea innovadora será tan innovadora como la que más. Innovación por la innovación, educación de postureo.

La innovación tiene que ser la nueva normalidad”, clama Vallory, el gurú-señorito educativo oficial de Catalunya. Ni la más mínima critica. Todos los movimientos fascistas, todos, fueron en sus momentos iniciales movimientos revolucionarios. Tal vez Pasolini nos quiso prevenir precisamente de esto con aquel insolente poema."...Nella mia poesia (Vi odio, cari studenti) dicevo, in due versi, di simpatizzare per i poliziotti, figli di poveri, piuttosto che per i signorini della facoltà di architettura di Roma; nessuno dei consumatori si è accorto che questa non era che una boutade, una piccola furberia oratoria paradossale, per richiamare l’attenzione del lettore, e dirigerla su ciò che veniva dopo..." (Link)

  

Nota: "Os odio queridos estudiantes" es la traducción de "Vi odio cari studenti", el título del poema de Pasolini, también llamado "Il PCI ai giovani"

No hay comentarios:

Publicar un comentario