domingo, 1 de mayo de 2016

Premio Canapé de Tortilla de Patatas 2016: Eduard Vallory

Este humilde blog no se viste de gala para otorgar al Sr. Eduard Vallory (director del proyecto Escola Nova 21 el premio
Canapé de Tortilla de Patatas 2016 

al mayor disparate educativo, en su modalidad de mayor fanfarrón, pretencioso, arrogante, pedante salvapatrias educativo del año.

El premio ha sido otorgado por unanimidad conmigo mismo después de escuchar la entrevista-homenaje-presentación que le hicieron en TV3, la televisión pública (ay!) catalana:

http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/mes-324/com-ha-de-ser-lescola-del-segle-xxi-entrevista-a-eduard-vallory/video/5597869/


Es indignante, y lo digo como catalán y como profesor, que en pleno 2016 todavía se monten chiringuitos político-educativos como Escola Nova 21 con dinero público.

Es indignanate escucharle, con esos aires de soberbia, esa sonrisa arrogante de salvapatrias educativo. Un individuo cuyo currículum vitae de la entrada de la wikipèdia (que seguramente ha escrito él mismo) deja muy claro que está a kilómetros de distancia de cualquier aula de escuela o instituto:

Eduard Vallory i Subirà (Barcelona, 1971) és un analista social i gestor del canvi català, especialitzat en educació. És doctor en Ciències Polítiques i Socials (UPF), màster en Ciències Socials (Universitat de Chicago), diplomat en Alta Direcció d'Empreses (AMP-PADE) per l'IESE, i llicenciat en Filosofia (UB) i en Periodisme (UPF).

Lo de “analista social y gestor del cambio catalán” me encanta. Imagino que una forma de decir “tengo muchos y fuertes contactos políticos”.

En primer lugar entre entrevistador y entrevistado aclaran que “CENTRE UNESCO DE CATALUNYA. UNESCO.CAT”, una de las cuatro instituciones promotoras del chiringuito, NO es la representación de UNESCO en Catalunya, porque la UNESCO NO tiene representación en Catalunya, sino que es una organización, que casualmente preside el mismo señor Vallory, que se llama así. Esto no te lo sé explicar, si no eres catalán no lo entiendes.


Antes de empezar la entrevista como tal se presenta un reportaje sobre el modelo educativo del chiringuito “Escola Nova 21”. Nada que no hayamos visto antes: Alumnos por el suelo y sin calcetines, en mullidos sofás, todo muy “Google style”



[...]Como cada mañana, los alumnos de la escuela pública El Congrés-Indians se sientan en corro para comenzar el día con la Asamblea del Aula. Los niños y niñas hablan de todo aquello que han hecho en la escuela o a casa y la maestra les explica las diferentes propuestas del día. A partir de aquí son los pequeños los que escogen, pueden salir al patio cuando quieren, pero la mayoría se quedan dentro. “Respetando las necesidades auténticas e individuales de cada niño en cada momento, y por lo tanto  para nosotros no es coherente que 26 niños hagan a la vez lo mismo”[...]

La “entrevista” que viene después no tiene desperdicio.

En primer lugar no pueden faltar los toques antiespañolistas:

[5:19]”El Estado Español tiene la LOGSE de principios de los años 90 que dice que el aprendizaje tiene que estar enfocado a las competencias, pero los indicadores que lo miden son totalmente tradicionales, es decir, pensados en la memorística a corto término. Y por tanto en realidad todo nuestro sistema, la formación de los maestros, la organización de la escuela pública, las directrices de las administraciones están pensadas para aquel modelo de escuela. Esto no es un exclusivo de nuestro país. Pasa en muchos países del mundo.”

Su discurso se acompaña de imágenes de niños en la escuela jugando con Argambois, una cosa que por lo que parece no hay en España:




Vamos a ver. Independientemente de la posición independentista-unionista en la que cada uno pueda estar, todas muy respetables, es de cajón que en estos momentos en Catalunya cualquier discurso “la culpa de todo es de España” vende. Pero es de cajón que la Administración pública catalana no puede ”comprar” cualquier cosa que lleve la coletilla “español caca”. ¿O si?

La profundidad educativa del Sr. Vallory queda clara desde el primer momento:

[6:40] [...]Si nosotros pedimos a las personas que han hecho la Selectividad hace dos años que la vuelvan a hacer, si los resultados que sacan no son los mismos que sacaron hace dos años quiere decir que aquello no lo adquirieron, y lo memorizaron para un tiempo limitado[...]

¡Waw! ¡Qué profundo! ¡Qué epifanía! ¡Qué momento Deux Ex Machina! ¡Es el líder educativo que necesita este país! Yo no tengo nada en contra de que un señor piense esto. Lo que me indigna es que la televisión pública lo retrasmita como si fuera la gran verdad revelada a este señor por vete tú a saber qué arbusto en llamas.

De fondo jóvenes en la futura escuela catalana jugando en castillos de gomaespuma, y sobreimpresionado el simpático twit de un televidente: “País vasco i catalunya, 100 años por delante siempre


Como es habitual en estos casos de postureo educativo, el “Modelo Finlandia” es el referente absoluto e incuestionable:

[8:31][...] Nosotros hemos visto que los modelos de escuela más avanzados que hay en el mundo, incluído insisto del nuevo marco curricular de Finlandia, tienen cuatro grandes características: Unas escuelas enfocadas a competencias para la vida, el desarrollo de competencias para la vida, unas escuelas que tienen prácticas de aprendizaje fundamentadas en el conocimiento que tenemos en cómo las personas aprenden, unas escuelas que tienen sistemas de medir la adquisición de estas competencias, de todas ellas, y unas escuelas que tienen una dinámica organizativa enfocada al aprendizaje de todos los estudiantes, el aprendizaje del conjunto de personas que forman la escuela y a la relación con el entorno. Estos cuatro elementos tendrían que ser la visión que como país tengamos de hacia dónde tiene que ir el sistema educativo[..]

¿Te ha quedado claro? Humo, puro humo retórico, la maldita verborrea pedagógica que como el sobrecito de kétchup de la hamburguesa del fastfood, lo llena todo de sabor. No sabes lo que estás comiendo, pero sabe riquísimo. Después de escuchar esto, quién no puede exclamar ¡Yo también quiero eso para mis hijos!

Como siempre, el buen señor se cuida muy mucho de definir qué es eso de “competencias para la vida”.

Y como siempre, el mantra de la falacia tautológica del aprender a aprender: “unas escuelas que tienen prácticas de aprendizaje fundamentadas en el conocimiento que tenemos en cómo las personas aprenden”. Tú ves repitiéndotelo hasta que te entre...

Después una breve pero intensa Historia de la Educación catalana:

[...]Nosotros lo que decimos es: Si llevamos cuarenta años... Deja que haga un elemento adicional: Este marco de escuela avanzada, este país ya lo ha tenido. En la época de la Mancomunidad de Catalunya, la Mancomunidad de Catalunya envió a L.H. a Chicago y volvió aquí después de estudiar con el J.D. para hacer un curso para que los maestros se reformaran. Las dos primeras escuelas Montesori que se hicieron fuera de Italia las construyó como escuelas públicas a Barcelona justo antes de la dictadura de Primo de Rivera como ejemplo de escuelas innovadoras y la escuela pública fue lo más avanzado del mundo [...] Como país, tenemos que entender que nuestra tradición educativa es ésta, no es la de los cuarenta años de franquismo, no es la de los años de Primo de Rivera, y no es la herencia, la digestión pesada que hemos tenido del postfranquismo que no hemos puesto en duda las estructuras.[...]

¿Te ha quedado claro? Por un lado está el modelo catalán (del cual este señor se adueña indecorosamente)... y por otro lado está el modelo franquista, Primo de Rivera, Jose Antonio, el borrego de la Legión y la puta la cabra ¡Ah! y una cosa llamada “digestión pesada que hemos tenido del postfranquismo” que no sé muy bien qué es, pero que queda precioso en su discurso. Es lo bueno de la pedagogía, que es como el puchero de la abuela, todo cabe, todo da sabor al cocido.

Pero para mi el momento cumbre, la apoteosis total llega en cuando se le pregunta por la resistencia. Porque para este modelo de escuela no es concebible opciones críticas, diferentes, alternativas. No, están ellos y “los focos de resistencia”:

[12:47]Entrevistador: [...]La segunda pregunta es, muy bien, esto es un sistema de mancha de aceite en el cual las escuelas se van sumando por propia voluntad a un proyecto, a una manera de entender la enseñanza, pero cualquier estrategia de este tipo genera focos de resistencia, gente, escuelas que se resisten, que no quieren, que tienen otro pensamiento. ¿qué pasa con estos?[...]
Respuesta del Sr Vallory:[...]Bien, yo lo que creo es que este sistema, y este es el objetivo del programa, este programa lo que quiere es “empoderar” a los ciudadanos. Los ciudadanos tienen que poder entender que como país, a diez quince años vista podemos aspirar a tener un sistema educativo de primera[...]Nosotros lo que queremos demostrar es que las escuelas públicas, las escuelas concertadas, independientemente de las discusiones sobre elementos presupuestarios etc, si están enfocadas a que las empoderen y las dotan del tipo de formación que se necesita para trabajar de esta manera, lo pueden hacer, y lo pueden hacer bien. Y por tanto son las Administraciones las que tendrán que ver si la sociedad decide ir hacia allá, qué pasa con los que dicen “no queremos ir hacia allá”.

En primer lugar: no hay nada más goloso para una administración pública sometida a fuertes recortes, que un modelo educativo “independiente de las discusiones sobre elementos presupuestarios”. ¡Al rico chiringuito educativo, oiga, que funciona hasta con recortes, que me lo quitan de las manos!

Y en segundo lugar: Los que dicen “no queremos ir hacia allá” quedan fuera del debate educativo, están fuera de su chiringuito. ¡Allá ellos, ya se apañarán con los jefes! ¡Y a mí qué me importa! Parece decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada